"Danza Invisible no sólo bailó en la Plaza"

Martes, 2 de septiembre de 2008 Diario de Alcalá

Javier Ojeda no engañó. Alcalá vio la noche del martes un verdadero concierto de rock&roll con una especial acogida trás su último éxito en esta misma ciudad. Una plaza Cervantes repleta fue su mejor premio.

Antes de que todo comenzara, cada una de las caras del público mostraba entusiasmada su gesto expectante, preguntándose qué era lo que estaba por llegar. No eran mucho más de las 11 de la noche cuando Javier Ojeda, líder de Danza Invisible, saltó al escenario, con esa energía contagiosa que tanto le caracteriza, para que todo tipo de público disfrutara desde el comienzo hasta la consternadora despedida.

“Es una pena tener que cantar dando la espalda a un genio tan grande como era Miguel de Cervantes, pero si no queda más remedio lo haré”. Con esta calurosa y acogedora frase abrió el concierto el cantante, denotando un aprecio especial por el vecino más ilustre de Alcalá. El concierto se desarrolló mezclando sus míticos y exitosos temas más ansiados de los 80, con su último repertorio. Y el conjunto hizo vibrar a grandes y pequeños. Todas y cada una de las canciones llevaban su sello personal, mostrando la evolución que ha experimentado el grupo desde sus comienzos hasta el día de hoy. Una acogida especial para un concierto especial, que repetía en Alcalá y que, parece, no defraudó a nadie. El público de todas las edades disfrutó al máximo de cada una de sus canciones. Hace siete años esta banda ya triunfó en idéntico suelo y ayer confirmó otro éxito más en su particular carrera musical.

En definitiva una buena nota para este segundo recital gratuito de las ferias 2008 que servirá de primer plato para una agenda de música que acogerá a gran parte de los alcalaínos en los sucesorios tres conciertos que están por venir: El Canto del Loco, La Quinta Estación y Pitingo. Un apreciada cita que permitió ‘rocanrolear’ a grandes y pequeños.

Fuente Diario de Alcala