Tercer Mundo

Un espíritu inquieto e hiperactivo, como el que afortunadamente conserva Javier Ojeda, no soporta el silencio, en su casa, con su gente, el grito es siempre santo y seña, ni el barbecho musical, esa rutina autoimpuesta por el artista arquetipo de gira veraniega, composición del nuevo trabajo discográfico, grabación del mismo, promoción… y vuelta a empezar.

Hace dos años se enfrascó en una turné que atravesó pequeños locales y teatros con la malsana intención de presentar, desnudos o en mínima ropa interior, temas que forman parte de su acervo musical, fetiches en estado puro y embriones de lo que, sin duda, serán sus futuros éxitos.

Magníficamente acompañado, es decir con amigos que comparten su devoción, establece una extraña complicidad basada en la pasión por lugares musicales comunes, explora territorios que paradójicamente no le son ajenos y el resultado no puede ser más, naturalmente, que satisfactorio.

Satisfacción, palabra tótem en la mal tratada cultural del rock&roll, es mucho más que ese nirvana fácil que se adquiere al precio de cualquier pastilla. Es, después de la larga búsqueda, el encuentro de ese oscuro objeto de deseo… pensar que la noche se hizo sin que nos diésemos cuenta, que el día llegó también de la misma forma y que, el misterio, esa incubadora sutil de los sentimientos que alumbra una canción, todavía, nos puede hacer enloquecer.

Javier Ojeda nos explica más sobre esta banda:

El Tercer Mundo es un complemento de Danza, nunca una competencia. ¿Como podría competir conmigo mismo? La intención que me llevó a formar la banda fue el ir dando salida en directo a canciones que había ido componiendo con otros autores ajenos a Danza; posteriormente la idea se amplió a ir probando varias de las nuevas del grupo, o de Antonio, que por un motivo u otro tenía especial interés en ir testando. Como se puede comprobar, la interrelación de las bandas es total; tanto Daniel Amat como Toni Cantero intervienen en el Pura Danza, además de Roberto y Coki. Ah, el también tercermundista Javier Martín es el road manager de Danza, aunque ya no toca en la banda. La formación actual es Roberto Cantero (teclados, saxos y flauta), Toni Cantero (guitarras y coros), Yohani Sotomayor (bajo, percusión y coros), Coki Giménez (batería) y Toni Romero (teclados y coros), que sustituye a Daniel, que ha trasladado su residencia a Bilbao. A Toni también lo conoceréis, ya que puso las teclas en Efectos personales. El repertorio actual consiste en temas del Pura Danza (sólo los que he hecho con otros compositores ajenos a Danza, por ética profesional), más un par de versiones raras de canciones de Danza y unas cuantas versiones escogidas. La idea es ir introduciendo composiciones nuevas a medida que vayan surgiendo. En fin, es algo parecido a lo de Enrique Urquijo y Los Problemas.